ARA San Juan: Según la Armada, podría tratarse de una implosión

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

ARA San Juan: Según la Armada, podría tratarse de una implosión

Balbi dijo que se desconocían las causas de la “explosión”, y de inmediato, como si se corrigiera, precisó que habría sido una “implosión”.  Foto: Agencias

Ocho días tuvieron que pasar desde que el 'ARA San Juan' se hundiera en el mar de la incertidumbre para que la Armada argentina empezara a ofrecer amargas informaciones que se acercan a la verdad de lo ocurrido.

De acuerdo con la institución naval, el 15 de noviembre, el día en que el submarino perdió contacto con su base de operaciones en Mar del Plata, “hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, compatible con una explosión”. 

Y esto sucedió en la zona por donde navegaba el  sumergible. Aunque se evitaron las descripciones luctuosas, todo un país intuyó que los 44 tripulantes del submarino no volverán a pisar tierra firme.

El Gobierno del presidente Mauricio Macri recibió esa información a través del embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, a su vez representante ante la Organización de Control de Pruebas Nucleares. Ese organismo está dotado de una red de estaciones sísmicas hidroacústicas que puede verificar ensayos. Grossi avisó al ministro de Exteriores, Jorge Faurie, y este se lo hizo saber al titular de Defensa, Óscar Aguad, quien por primera vez fue informado de lo que había ocurrido en el Atlántico Sur antes de que lo supiera la Marina de Guerra.

El portavoz de la Armada, el capitán Enrique Balbi, informó luego de la novedad públicamente. Balbi dijo que se desconocían las causas de la “explosión”, y de inmediato, como si se corrigiera, precisó que habría sido una “implosión”. 

Sigue el operativo

Los equipos de medición hidroacústica de anomalías sísmicas con los que se registran eventuales explosiones nucleares están en la británica isla Ascensión y en la isla Crozet, parte de un archipiélago francés situado al sur-sudeste de Sudáfrica, de latitud coincidente con Puerto Deseado, en la provincia argentina de Santa Cruz. “O sea: dos sensores a 7.000 kilómetros y otro a unos 10.000 kilómetros de distancia registraron el suceso catastrófico que habría hecho sucumbir al S-42”, concluyó el diario 'La Nación'.

El nuevo parte de la Armada coincide con el impresionante operativo internacional, en el que colaboran más de una docena de países, con el propósito de localizar al sumergible. Las tareas se despliegan en el mar austral argentino en medio otra vez de condiciones climáticas adversas.  “En caso de que se haya ido al fondo más allá del talud de la plataforma continental, no se puede descartar que el casco haya colapsado irremediablemente”, añadió 'La Nación'.

Equipamiento obsoleto

Especialistas y veteranos recordaron el caso del 'Scorpion', un submarino nuclear estadounidense declarado perdido en junio de 1968 con 99 tripulantes en su interior. El hallazgo del 'ARA San Juan' permitiría no obstante conocer algo más de lo ocurrido, las razones de una explosión que se da por cierta y si también hubo problemas con las baterías que suministraban energía al submarino.

La suerte corrida por el 'ARA San Juan' puede estar relacionada con la obsolescencia del equipamiento de la Armada, y se señala además la existencia de otras negligencias que pronto serán investigadas por la justicia.

Entre rumores, hipótesis infundadas y las primeras certezas, están los 44 tripulantes y sus familiares. Los seres queridos de Pedro Martín Fernández, el capitán del submarino, no dejan de decir en voz alta lo que repetía antes de volver al mar. Fernández juraba a los suyos que este iba a ser su último viaje. “Después se quedaría con nosotros”, contó su octogenaria madre, Emma Nelly Juárez.

El Periódico