Diabetes infantil afecta entre 5 y 10 niños en Argentina

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Diabetes infantil afecta entre 5 y 10 niños en Argentina

En el mundo existen 500 mil niños con la enfermedad. Foto: Google

En Argentina se diagnostican anualmente entre 5 y 10 nuevos casos de niños con diabetes cada 100.000 personas, alertó hoy el Hospital Garraham y advirtió que esta enfermedad, de la que mañana se cumple el Día Internacional, se desarrolla a edades cada vez más tempranas.

En el mundo existen 500.000 niños con esta enfermedad, de los cuales el 90% sufre diabetes tipo 1, y cada año se diagnostican 80.000 nuevos casos, precisó el Hospital en donde funciona un equipo interdisciplinario que atiende a más de 400 pacientes con diabetes.

La diabetes tipo 1 ocurre con mayor frecuencia en los niños y adultos jóvenes, aunque la edad de comienzo más frecuente es durante el inicio de la pubertad, entre los 10 y 11 años.

"En los últimos años se observa una tendencia en el mundo a que se adelante el comienzo a edades muy tempranas, con un pico de incidencia en niños menores de 4 años", destacó Gabriela Krochik, especialista en diabetes del Servicio de Nutrición del Garrahan según informó Télam.

Krochik explicó que la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune: "los pacientes nacen con una predisposición genética que favorece que, ante la presencia de determinados factores externos medioambientales, se desencadena una respuesta inmunológica exagerada y equivocada que daña al propio organismo".

La especialista del Garraham precisó que la detección "más frecuente" de la enfermedad es cuando los padres observan que los niños comienzan a tener más sed que lo habitual, despertándose de noche a beber. "Ese es un signo de alerta a tener en cuenta para una consulta médica", finalizó Krochik.

 

Fuente: La Gaceta