Que se oiga hasta Rusia: Perú clasificó al Mundial después de 35 años

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Que se oiga hasta Rusia: Perú clasificó al Mundial después de 35 años

El rostro casi siempre imperturbable de Gareca mostró con todos sus dientes una alegría genuina. El festejo fue infinito dentro y fuera de los camerines. Foto: Federación Peruana de Fútbol

Nunca nada unió al país como esta alegría: Perú clasificó al Mundial después de 35 años de pesadilla y la felicidad es infinita. ¿Por qué lo hizo? ¿Quiénes son los responsables? Una carta de agradecimiento de Somos porque, ahora lo sabemos, ser feliz era esto.

 

Hoy es Navidad

Todos se abrazan, todos miran al cielo, todos dan las gracias. Así se han esperado estos 180 minutos –estos 35 años–: como si fuera la Nochebuena y todos, niños que no quieren dormirse, intentan adivinar qué regalo es para uno, si esa bolsa chiquita o esa caja gigante con listón. A las 12, justo cuando termina el partido decisivo con Nueva Zelanda, justo cuando ya es un inolvidable 2-0, se abre el regalo más grande. Y es para nosotros. 

Hoy es Navidad y la Navidad es de los niños. Es decir, de los hombres que lloran gracias al fútbol. 

Un equipo

Pasaron 20 años para tener –de nuevo– una idea cercana de equipo. Veinte años de furia, se entiende. Noción de equipo en el sentido más romántico: futbolistas que jueguen, que representen a sus barrios y a sus provincias, que se abracen más que rivalicen. Así, por ejemplo, Ricardo Gareca reunió en un solo grupo a un enano de Collique y a uno de Tarapoto; a un aventurero que se educó en Alemania y a otro que creció viendo el mar en el Regatas. O sea –mire qué proeza–, juntó al Perú alrededor de la solidaridad y fue ese Perú el que se miró desde la tribuna. Unos se vieron en ‘Oreja’ Flores y sus viajes en mototaxi, otros en Cueva y sus lonches con lamparín en Huamachuco. Unos en el apellido de Paolo, otros en la sangre de Ramos. Unos en la serenidad del ‘Mudo’ Rodríguez, otros en la risa de Advíncula. Los más puristas, es decir, los más viejos, miraron cómo su TV blanco y negro cobraba vida en el piecito zurdo muy derecho de Yotún. Perú volvía a ser Perú, ese equipo que nos contaron se respetaba en el extranjero. O lo que es lo mismo, el país que también jugaba un Mundial. 

La campaña

Las gestas no se discuten, se aplauden. Perú completó 26 puntos en 18 fechas de Eliminatorias y aunque no fue el que más ganó o el que menos perdió, esta vez tuvo la contundencia que se necesita para ir a una Copa del Mundo. Hasta que no exista la tabla de huachitas, para clasificar se necesitan goles. Perú los hizo, sumó 27 veces y así superó a Ecuador (de Felipao), a Chile (de Alexis), a Colombia (de Falcao) y a Argentina (de Higuaín y Messi). Notable desde los números, esta vez pateamos al arco y no hicimos pataditas.

El agradecimiento a todos los que hicieron posible este sueño mañana en Somos.

El Comercio