En Venezuela los delincuentes tienen rostros de niños

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

En Venezuela los delincuentes tienen rostros de niños

Bandas más grandes reclutan a sus primeros discípulos desde edades cada vez más jóvenes que permiten formarlos adecuadamente en la escala del crimen. Foto La Razón

Lo Bueno: Grupos no gubernamentales y especialmente la Iglesia Católica, desarrollan programas de apoyo a niños de la calle, especialmente educación y alimentación.
Lo Malo: La falta de políticas públicas eficientes que faciliten a los niños en situación de calle educación y refugio.
Lo feo: Los centros de detención de menores presentan problemas similares a los de adultos.

 

La crisis económica que atraviesa Venezuela, sumergida en la decadencia social, muestra su peor cara, cuando niños que no alcanzan los 10 años se convierten en autores de un sin fin de delitos que van desde robos, asesinatos y tráfico de drogas.

Ante la falta de políticas preventivas y sanciones legales, las bandas criminales organizadas reclutan menores, pues la policía no puede detenerlos, aumentando la inclusión de menores en las bandas criminales y en consecuencia los delitos por ellos cometidos.

En Venezuela, la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopna), establece que, los jóvenes de entre 14 y 17 años de edad, cuando cometen un delito, solo pueden ser castigados con un máximo de cinco años de privación de libertad, aun cuando hayan perpetrado, por ejemplo, uno o varios homicidios. Si tienen 12 o 13 años, solo pueden ser sancionados con una pena de hasta dos años de privación de libertad. Mientras los menores de 12 años, siempre serán  considerados inimputables y solo pueden aplicárseles medidas de protección.

Para los trabajadores sociales, criminólogos e investigadores de Venezuela, muchos de los casos de crímenes cometidos por niños y jóvenes se relacionan con la crisis económica y social que atraviesa el país, asegura el profesor de la cátedra de Delincuencia Organizada en la Universidad Central de Venezuela, Marcos Tarré, reiterando la necesidad e implementar políticas públicas para frenar el crecimiento de la delincuencia infantil, asegurando la población más vulnerable son los niños en estado de abandono o en situación irregular en la calle.

Por su parte el abogado criminalista Fermín Mármol, llama la atención sobre la necesidad de controlar el embarazo precoz, la paternidad irresponsable y la deserción escolar, pues de lo contrario podrían llenarse  las  ciudades de niños de la calle con el odio a la sociedad como  consecuencias a los daños psicológicos y emocionales que sufren los pequeños.  

Para Mármol, es el Estado, el gobierno nacional, el  responsable de crear políticas, pero es un tema que incluye y necesita de toda la sociedad, involucrando al  sector privado, iglesias de los distintos cultos, gremios, universidad y comerciantes.

Desde el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), aseguran los  niños delinquen al crecer fuera de la formación formal y en abandono pues son muchas las  familias que no logran cubrir las necesidades básicas de los niños.

En abril 2017, la Unidad Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura sobre Venezuela contabilizó  427.914 niños y jóvenes venezolanos e edad escolar están fuera del sistema educativo.

El Mundo Hoy / Venezuela